Superando los retos a los que nos enfrentamos

En respuesta al artículo de Vahan Zanoyan sobre la Constitución armenia.

Vivimos tiempos extremadamente críticos para Armenia y, por desgracia, mucho de lo que ocurre en la región está fuera de su control y, sin embargo, influirá en el país de manera profunda.
Muchos países se enfrentan a cambios regionales que no iniciaron y que no controlan; esa parte no es exclusiva de Armenia. Pero un gobierno bien preparado puede gestionar las consecuencias de estos desarrollos a través de un ejército competente, una diplomacia eficaz, una serie de alianzas estratégicas sólidas en las que tiene tanto que dar como que recibir, una inteligencia regional competente, una economía competitiva y una buena administración interna. Lamentablemente, por el momento, Armenia no tiene nada de eso, y ahí radica el problema crítico.

La intervención de los armenios de la Diáspora en el gobierno es crucial, mientras que el acceso a las responsabilidades públicas basadas en la ciudadanía está hasta ahora restringido. Aunque algunas justificaciones son pertinentes en teoría, no parecen válidas en el caso armenio: pérdida de recursos humanos, irrelevancia de estas normas en el contexto de la historia armenia, etc.
El resultado es la expulsión de la Diáspora en favor de los actores locales. El miedo a la "influencia extranjera", así como el deseo de mantener el monopolio del poder, pueden explicar este estado de cosas.
Hace unos años, Argelia enmendó su Constitución para restringir el acceso al cargo presidencial imponiendo requisitos de residencia y prohibición de la doble nacionalidad.
En el otro extremo del espectro, Quebec tuvo un ex Primer Ministro que poseía la ciudadanía francesa (a través de su esposa). Nadie le acusó nunca de promover los intereses de Francia a costa de Quebec o Canadá...

En cualquier caso, la enmienda de la Constitución no es un acto trivial. Dicha enmienda debería ser el paso final de un proyecto colectivo (que por el momento no existe). Además, debería implicar una adhesión sincera de la élite política, que abarque al gobierno y a la oposición, así como al pueblo.
La intervención de los armenios de la Diáspora en la gobernanza de Armenia es realmente crucial.

SHARE ON

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.