Crisis de liderazgo

Tres eventos de la comunidad armenia tuvieron lugar el pasado mes de febrero en Francia y se suponía que eran indicadores de la vitalidad de la Comunidad Francesa. Sin embargo, por el contrario, demostraron el lamentable estado de sus órganos representativos. Tristemente, la situación de la comunidad armenia en Francia refleja la de la Diáspora y la Nación en su conjunto.

La semana pasada fue una semana llena de eventos para la comunidad armenia de Francia. Tuvieron lugar tres acontecimientos importantes. El primero fue la cena anual de la CCAF con la esperada participación del presidente Macron, el segundo fue la elección del primado diocesano y el tercero la visita del Alto Comisionado para Asuntos de la Diáspora de Armenia, Zareh Sinanian a Francia. Tres acontecimientos que se suponían ser indicadores de la vitalidad de la comunidad, pero que, al contrario, demostraron el estado deplorable de sus órganos representativos. En el caso de la CCAF, este órgano que es responsable de la coordinación de las asociaciones armenias en Francia, considera a dos estructuras asociativas como competidoras, y reprocha al Alto Comisionado por haber cooperado con ellas.

El sentido común - por no decir una cierta apertura mental - dictaría que el CCAF, si es realmente el consejo representativo de las asociaciones armenias de Francia, no debería preocuparse por que otras organizaciones "le pisen el terreno". ¿De dónde viene esta falta de confianza en sí mismo? Además, ¿cómo es que algunas de las asociaciones miembros del CCAF, a pesar de su posición intransigente, no se han negado a recibir al Alto Comisionado de la Diáspora? La posición de la CCAF debilita la dignidad de los armenios de Francia ante las autoridades francesas. Al rechazar a un alto funcionario que representa a Armenia, el organismo que se supone que representa a los armenios de Francia ha fracasado en su misión de intermediación y representación. La CCAF ha reclamado que la actitud del Alto Comisionado perjudica la unidad de los armenios. Pero, ¿el rechazo de la participación del Alto Comisionado en la cena oficial financiada por el Presidente serviría realmente a la unidad de los armenios? La posición del CCAF demuestra una grave crisis de representación e inacción.

Se sabe que la mente y la naturaleza aborrecen el vacío. Lo mismo ocurre en la vida pública. Cuando un órgano de representación sólo se preocupa de organizar su cena anual y las manifestaciones del 24 de abril, no puede oponerse a otras organizaciones que proponen iniciativas en diversos campos, como la economía, la cultura, la inmigración, la recaudación de fondos, la prensa y otros. Afortunadamente, la Embajada de Armenia ha mantenido una posición muy positiva y equilibrada en este asunto. Como representante del Estado armenio, podría haberse negado a participar en la cena anual si el Alto Comisionado de la Diáspora no hubiera asistido. A través de los canales diplomáticos, podría haber exigido a las autoridades francesas que el Alto Comisionado asistiera. En este caso, la deshonra pública a nivel estatal habría dañado realmente la reputación de la CCAF.

En cuanto a las elecciones diocesanas, la lista de los tres candidatos aprobada por el Catholicos se caracterizó por la falta de transparencia. De hecho, uno de los candidatos fue eliminado de la carrera electoral, y en su lugar se lanzó en paracaídas desde Armenia otro candidato completamente inapropiado. El mayor perdedor de esta elección fue el actual Primado, Vahan Hovhannessian, que inicialmente había tenido razón al decidir no participar en las elecciones, pero que, bajo la presión de Su Santidad, se vio finalmente obligado a presentarse a su propia sucesión. Por desgracia, sufrió una aplastante derrota. ¿Por qué se obligó al primado saliente a presentarse de nuevo? Sólo para evitar que Gourgen Aghababian fuera incluido en la lista de tres, porque Aghababian había tenido la modestia de anunciar que presentaría su candidatura sólo cuando el Primado saliente retirara la suya. Deseamos al nuevo Primado, el padre Krikor Khatchatrian, valor para gobernar la diócesis de forma independiente al servicio de la comunidad armenia de Francia.

Nor Haratch N° 291
17 de febrero de 2022

SHARE ON

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.