Construyendo puentes para unir a nuestra nación

A continuación, se destacan los diversos temas relacionados con la Nación, algunos inminentes, algunos importantes, que el Sr. Chenorhokian aborda en su entrevista con CivilNet.

La Diáspora no existe como entidad pensante; no existe ningún organismo unificado que se haga cargo de temas tan importantes como el reconocimiento del Genocidio, del que el Primer Ministro sugirió que “nosotros”, la Diáspora, nos encargáramos. Es importante reunir, constituir una agenda con las prioridades y el cronograma de sus temas y prever los recursos necesarios. Temas como salvaguardar las propiedades armenias en Jerusalén, el destino de las comunidades estratégicamente importantes en el Medio Oriente, el avance de la comunidad en Ucrania que sumaba 600.000 antes de la guerra, se plantean sin que nadie se haga cargo.

Hace treinta años, la democracia era representativa. El pueblo elegía representantes que tomaban decisiones. En la era de Internet, la gente tiende hacia la democracia participativa, donde la sociedad civil se hace cargo de sí misma. Esta es la tendencia mundial. En el caso de la diáspora armenia, es fundamental el respeto mutuo y la cooperación entre las instituciones tradicionales y la sociedad civil. No se puede ignorar a la sociedad civil y los que no están comprometidos en las instituciones, en particular a nuestra juventud. Por otro lado, las instituciones tradicionales tienen un papel vital en la diáspora. Retire las iglesias, las estructuras del ARF y la UGAB de la diáspora y vea lo que queda.

La Mesa Redonda de Armenios de la Diáspora (DARTDART) reunió en París el 18 y 19 de junio de 2022 a treinta y un armenios independientes de 8 países, que se sentaron en una mesa redonda, en sillas iguales, para abordar los temas anteriores, sin pretensión de representar a la Diáspora.

Las preocupaciones de los participantes fueron las divisiones destructivas entre los armenios, tanto en la Patria como en la Diáspora, y la pérdida de confianza en sí mismos y la esperanza. La gente perdió sus puntos de referencia.
El rey francés Luis XIV había designado a un armenio Marcara Avanchinz para dirigir la “Compañía Francesa de las Indias Occidentales”, que se ocupaba de las piedras preciosas. Se ha confiado en los armenios en toda Europa y Asia desde el siglo XII. En la India nos llamaban “príncipes comerciantes armenios”; el último de esos príncipes fue Lord Paul Chater, quien fue el “arquitecto” de Hong Kong y se convirtió en un importante filántropo. Ahora tuvimos un serio revés. Nuestra clase política, compuesta por el gobierno y la oposición, ha sido desacreditada.

No perdimos solamente la última guerra en 44 días sino en las décadas que precedieron a la guerra. Artsaj era más grande que Líbano, pero tenía una población de 150.000 frente a los 6 millones del Líbano. Dejamos que millones de armenios se vayan y construyan Rusia, en lugar de mantenerlos en la tierra rica en tierra, agua y minas. Nuestra pérdida fue demográfica antes de ser militar. Nuestra pérdida fue la de un liderazgo calificado y, en general, de nuestros valores.
Es fundamental que nos recuperemos. Eso puede suceder a través del diálogo y estableciendo confianza entre las líneas divisorias. Tenemos enormes brechas, falta de confianza y falta de cooperación en diferentes niveles; entre el gobierno de la ROA y la diáspora, Baghramyan y Echmiatsin, entre nuestras diferentes instituciones gubernamentales, los dos polos de la diáspora occidental, es decir, la UGAB y la ARF, la diáspora tradicional y la nueva, el prejuicio entre los miembros de la diáspora y los armenios…
Tenemos que tender puentes, por ejemplo, creando las bases comunes para el diálogo entre el gobierno y la oposición, para sacarlos del estancamiento en el que están.

Nuestros vecinos están jugando un papel diplomático esencial entre Rusia y la OTAN. ¿Podrían los armenios haber jugado tal papel? ¡Seguramente! Contamos con diplomáticos de alto nivel con estrechos vínculos con los gobiernos de Francia, Rusia y Estados Unidos. En DART, consideramos constituir un grupo de trabajo de diplomáticos de Europa, Estados Unidos y Rusia para servir a la Patria. Pero tal grupo de trabajo no tendría sentido si no tuviera vínculos, o más bien recibiera sus instrucciones de nuestro gobierno. El problema sigue siendo comunicarse con el gobierno.
Todos “NOSOTROS” tenemos nuestra autoestima, nuestro orgullo. Solo NOSOTROS hemos tenido a Davit Anhaght, Shiragatsi, Alikhanyan. Fundamos el centro Tumo, el Lori Smart Center. Pero durante la última guerra, nos dimos cuenta de que no fuimos nosotros quienes concebimos o producimos los Bayrakdars. Con nuestro orgullo, tenemos que llevar una dosis de humildad. Nos necesitamos el uno al otro.

La formación de DART fue un éxito en sí misma, ya que reunió a personas de diferentes países, procedencias y corrientes políticas. Entre sus participantes se encontraban los fundadores o directores de cuatro importantes ONG, cada una de las cuales aporta a la patria millones de dólares.
DART no se convertirá en una organización. No tendrá ningún registro y no operará ningún proyecto. Sólo servirá de puente entre los diferentes segmentos de la Nación, fomentará el diálogo y la cooperación.
Construiremos, con perseverancia y humildad, juntos.

Haga clic en el siguiente enlace para ver la entrevista:

4 de agosto de 2022

SHARE ON

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

junio 24th 2021

pero no está pensado por parte de Hovel Chenorhokian

junio 29th 2021

pero no está pensado por parte de Hovel Chenorhokian

junio 29th 2021

pero no está pensado por parte de Hovel Chenorhokian