Geopolítica de Armenia

En 2020, una guerra desastrosa hizo que los armenios perdieran parte del enclave de Nagorno-Karabaj, así como los glacis que lo rodean. Aunque evitó lo peor, la actitud de Rusia hacia su aliado y protegido armenio no estuvo a la altura de las expectativas. Armenia, una nación con varios miles de años de historia pero sin tradición de Estado reciente, debe analizar ahora las razones de tal desastre, aprender a sobrevivir en un entorno geopolítico hostil y reinventar su relación con una Diáspora amplia e influyente.

Tigrane Yegavian, un investigador del Centro Francés de Investigación de Inteligencia (CF2R) aborda estas cuestiones en su nuevo libro "Geopolítica de Armenia", que es sobre todo educativo y prospectivo.

A continuación, la entrevista con Tigran Yegavian en ENDERI (Entreprise Défense & Relations Internationales):

A finales de septiembre de 2020, con el apoyo militar de Turquía, Azerbaiyán, un régimen autoritario del sur del Cáucaso, lanzó una violenta ofensiva contra la autoproclamada república de Nagorno-Karabaj. Este conflicto se saldó con 6.000 muertos -en su mayoría armenios- y acabó con la derrota de Artsaj, que había descuidado su defensa durante varios años frente a un Azerbaiyán que había reforzado constantemente su ejército con el objetivo de esta "reconquista".

¿Qué quisiste demostrar en tu libro?

La guerra de 44 días que perdieron los armenios en otoño de 2020 reveló el alcance de la discrepancia entre la representación de la realidad y la evolución de las relaciones de poder, así como la situación geopolítica regional y global. Para los armenios, tal conmoción, cargada de consecuencias humanas, territoriales y morales, requería un examen crítico. Esta geopolítica "crítica" es una especie de respuesta a esta derrota frente al realismo, corriente de las relaciones internacionales a la que soy cercano.

Mi propósito era demostrar que Armenia es un país que puede reclamar una profundidad histórica y de civilización única, pero que, en ausencia de una cultura estatal, también tiene una gran responsabilidad por su desgracia.

¿De dónde viene esta obsesión de los turcos y azeríes contra una Armenia que no representa ningún peligro para ellos?

Turcos y azeríes, unidos por una comunidad lingüística, o incluso una comunidad de destino, consideran a la pequeña, mutilada e incruenta Armenia como una especie de incongruencia. Para ellos, el peligro no es tanto físico -ya que en ningún caso Armenia ha cuestionado oficialmente las fronteras heredadas del Tratado de Kars de 1921- como psicológico, incluso existencial. El hecho de que una Armenia, por pequeña que sea, siga existiendo 107 años después del genocidio, es una especie de bomba de relojería para Turquía, que se ha construido como Estado-nación sobre el cadáver de los cristianos de Anatolia.
El reconocimiento internacional del genocidio apoyado por Armenia es una piedra en el zapato de Ankara.
Si los historiadores armenios, griegos y asirio-caldeos nos recuerdan una y otra vez que su crisol de civilizaciones se encuentra en Anatolia y la Alta Mesopotamia, esto alimenta el discurso odioso y belicoso de una Turquía aún acosada por el síndrome de Sèvres, es decir, el miedo a su desmembramiento actuó por el tratado de Sèvres de 1920 al que los armenios se vinculan sentimentalmente ya que trazó los contornos de una quimérica “Armenia libre y reunificada”.
En cuanto a los azeríes, el historiador ruso Alexander Bennigsen, especialista en el Islam soviético, señaló que la hostilidad de los azeríes es la base de su nacionalismo, mientras que los rusos ocupan solo el segundo lugar en las filas de los "extranjeros odiados". Este odio es quizás acorde con la incomodidad que sienten los azeríes al forjar su identidad, que se escinde entre varios sistemas de referencia antagónicos: islam, pero Chiita, cambios de alfabeto tres veces en un siglo (árabe-persa, cirílico, luego latín), lengua turca, pero aislado del espacio otomano y una historia reciente integrada en el mundo ruso-soviético.
Todo esto contrasta con el referente civilizatorio armenio profundamente arraigado en su lengua, su fe y su alfabeto original. Dado que la conciencia nacional azerí sigue siendo confusa, la única narrativa azerí unificadora se basa en el odio a los armenios, un odio alimentado por el trauma causado por la pérdida de casi el 15 por ciento de la superficie del país en el espacio de dos años (1992- 94).

¿Cómo son las élites políticas armenias actuales responsables de la derrota contra Azerbaiyán? ¿Han aprendido las lecciones de ello?

Tienen una responsabilidad política muy pesada por haber "congelado" un conflicto con un statu quo insostenible. Armenia perdió la oportunidad histórica de hacer concesiones cuando Azerbaiyán estaba de rodillas tras el alto el fuego de 1994 y era posible un tratado de paz. La élite que tomó el poder en 1998 había presionado al presidente armenio Levon Ter Petrossian para que renunciara porque favorecía una solución negociada por la OSCE basada en concesiones mutuas. Garantía insuficiente para la seguridad de los armenios de Artsaj. En los últimos 30 años, el equilibrio de poder se ha inclinado considerablemente a favor de Azerbaiyán. Además del diferencial económico entre este país rentista rico en hidrocarburos y Azerbaiyán, también existe un desequilibrio demográfico que pesa mucho sobre Karabaj.
En 30 años, el liderazgo armenio no ha repoblado Artsaj, mientras que Armenia se ha vaciado literalmente de su población (1,5 millones de personas se han ido desde la independencia). El asombroso desprecio de los líderes armenios por el interés general, la noción de Estado y ciudadanía, la débil participación de la diáspora en la vida de la ciudad... han debilitado considerablemente a este país exangüe, que no puede permitirse el lujo de ser dividido.

¿Por qué la comunidad internacional ha sido tan pasiva ante la guerra desatada por Bakú y los abusos observados? ¿Y por qué persiste en no reaccionar a pesar de las continuas provocaciones y agresiones de Azerbaiyán?

Porque en el derecho internacional la defensa de la integridad territorial ha prevalecido sobre el derecho a la libre determinación de los pueblos. El precedente kosovar ha pasado. Sobre todo, Armenia estaba muy aislada diplomáticamente, a diferencia de Azerbaiyán, que hábilmente había adelantado sus peones en varios organismos multilaterales (ONU, OTAN, Consejo de Europa...). Occidente vio en esta guerra una oportunidad para debilitar a Rusia en su propio patio trasero y, por lo tanto, se abstuvo de apoyar a los armenios.
La Unión Europea pensó que financiando programas de recuperación económica en Armenia podría hacer la vista gorda ante su complacencia hacia la política racista y expansionista de Azerbaiyán, que ha hecho de la armenofobia una doctrina de Estado. En cuanto a la violación del territorio armenio, Bruselas y la OTAN ya prestan poca atención a las violaciones del espacio aéreo y marítimo griego por parte de las fuerzas turcas, entonces, ¿cómo pueden conmoverse por el ataque a Armenia por parte de su vecino, especialmente porque no es parte de alguna organización occidental de seguridad colectiva?

¿Ha estado la actitud de Francia a la altura de la tradición diplomática y los lazos de amistad de nuestro país con Armenia y su papel tradicional de protección de los cristianos de Oriente? ¿Cómo se percibe localmente?

Nos han regalado una repetición del "macroniano al mismo tiempo" durante la guerra. Las claras y valientes declaraciones del Jefe de Estado sobre la presencia de mercenarios yihadistas del lado de los turco-azeríes y la designación del agresor fueron contrarrestadas por la política turcófila e inaudible del Quai d'Orsay que ofreció sus servicios humanitarios a ambos lados.
Los armenios no comprenden cómo un país querido y amigo como Francia, que nunca pierde la oportunidad de exaltar esta amistad, no los asiste cuando están en peligro. Se olvida que la amistad, los sentimientos y la cultura no tienen nada que ver con las relaciones internacionales... Francia tiene el deber de pensar en sus intereses, pero no a expensas de sus principios. Sin embargo, hay que decir que los ha pisoteado en Armenia y Karabaj, sin obtener mucho a cambio.

En su opinión, ¿el reciente conflicto y la situación actual forman parte de una guerra civilizatoria, de los cristianos orientales contra la conquista del islam?

¡Esta es al menos la lectura que propone el candidato Eric Zemmour! La cuestión de Karabaj sigue siendo ante todo la del derecho a la autodeterminación de una población en peligro que no puede vivir en seguridad bajo la bandera azerí. La dimensión civilizatoria tiende a desempeñar un papel más destacado, ya que los azeríes han demostrado su capacidad para aniquilar cualquier rastro de la presencia multimilenaria de la cultura armenia. El derribo del cementerio medieval de Jugha en Nakhichevan a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000 fue una señal que la UNESCO, sensible a la diplomacia del caviar, no supo tomar.
Si bien Azerbaiyán lucha contra el islam político en su territorio, no tiene reparos en explotar el lazo religioso para despertar el odio hacia los armenios.

Otros actores han estado más o menos directamente implicados en el conflicto o en su resolución: Irán, Israel, India, Pakistán. ¿Cómo analizas su juego?

La alianza militar y estratégica entre Pakistán, Turquía y Azerbaiyán es mucho más efectiva y real que la asociación armenio-india, aunque esta última se está fortaleciendo. ¡Pakistán ni siquiera reconoce la soberanía de Armenia dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente!
Israel, por su parte, ha apostado por Azerbaiyán por razones pragmáticas: convergencias geoestratégicas, suministro de petróleo a cambio de la venta de drones y material militar de nueva generación, espionaje contra Irán, diplomacia cultural con la presencia de una numerosa comunidad judía en Bakú y el norte... esto cimenta esta asociación que sigue creciendo más fuerte.

¿Por qué Ereván nunca reconoció Artsaj? ¿Esta es la razón por la que Armenia no intervino militarmente en apoyo de los karabakhies?

Un reconocimiento por Ereván de Artsaj no tendría impacto internacional, contribuiría a socavar el proceso establecido por el Grupo de Minsk de la OSCE. Hasta ahora, Ereván se ha contentado con reconocer a Artsaj de facto, si no de jure.
Acerca de que el ejército armenio no enfrentó a sus fuerzas contra los turco-azeríes y permaneció en los cuarteles (en Armenia) durante la guerra de 44 días. Según el analista de defensa ruso Ruslan Pukhov, esta "decisión de Ereván de no entrar en la guerra" fue la razón principal de la derrota. Las fuerzas armenias a lo largo de toda la línea de defensa de Karabaj (menos el sur) y Armenia propiamente dicha no tomaron ninguna medida de contraofensiva para distraer al ejército azerí de su dirección principal (sur).
Hubo intentos sistemáticos a gran escala de socavar la preparación para el combate del ejército armenio antes y durante la guerra. El ejemplo más flagrante de esto fue la compra en mayo de 2020 (cuatro meses antes de que comenzara la guerra) de cuatro aviones de combate SU-30M de Rusia, que se entregaron sin misiles y nunca despegaron durante la guerra. Poco después de la devastadora "Guerra de los Cuatro Días" en abril de 2016, el gobierno armenio rechazó una oferta israelí para comprar drones y establecer una fábrica para producir drones y municiones asociadas.
Ni un solo depósito de municiones, carretera o puente fue destruido durante la guerra por las fuerzas armenias en retirada. Y en lo que puede parecer el resultado de la incompetencia militar, alrededor de dos tercios de los sistemas de defensa aérea de Artsaj (incluidas las estaciones móviles) fueron destruidos a las pocas horas de la invasión. Más vergonzosamente, un sistema de misiles tierra-aire S-300 de fabricación rusa fue destruido el cuarto día de la guerra en la propia Armenia (otro fue destruido a mediados de octubre). El sistema de defensa aérea restante de Artsaj-Armenia, bajo el mando conjunto ruso-armenio desde 2016, ha permitido que aviones de combate y drones azeríes controlen el espacio aéreo sobre Nagorno-Karabaj, e incluso lanzar ataques en Armenia.
Una cosa es cierta, la no intervención del ejército armenio (aparte de los reclutas que hacen su servicio militar en Karabaj) durante la guerra y el no despliegue de misiles Iskander sigue siendo uno de los misterios mejor guardados de este conflicto, al igual que las circunstancias de la caída de Shushi. El otro es el juego de las élites armenias, que evidentemente mintieron a la población sobre la inminencia de una guerra perdida.

¿Qué juego está jugando Rusia, que finalmente intervino sólo después de consumada la derrota armenia? ¿Por qué los países miembros de la OTSC se negaron a apoyar a Armenia a pesar de sus llamamientos?

Es difícil saber hasta qué punto Rusia estaba al tanto de los preparativos para este conflicto, pero sabía que era inevitable.
El alto el fuego del 9 de noviembre de 2020 es similar a una implementación del plan Lavrov (solo que peor), ya que no incluía el cese de la ciudad estratégica de Shushi y otros territorios de la antigua región autónoma de Karabaj. Los rusos intervinieron in extremis para salvar el Karabaj armenio y poder mantener una palanca de presión sobre Azerbaiyán. Esta es la razón por la que el Karabaj de Armenia vuelve a ser un protectorado ruso, al menos mientras las fuerzas de paz rusas estén estacionadas allí. Queda por ver cuál es la línea roja para Moscú, que tiene que lidiar con el entrismo turco en una región que considera precaria.
La CSTO es ante todo una organización política y está subordinada a Moscú, incluso si la mayoría de sus miembros no ocultan sus simpatías pro-Bakú, al igual que Bielorrusia y Kazajistán. Es sorprendente ver que si la CSTO no se movió para intervenir del lado de Armenia, no pasó mucho tiempo antes de que acudiera en ayuda de Kazajstán para "restaurar el orden" allí.

Entrevista por Éric Denécé

Graduada de Sciences Po Paris e INALCO, Tigrane Yégavian es investigadora en el Centro Francés de Investigación de Inteligencia (CF2R). Es miembro del consejo de redacción de la revista geopolítica Conflictos. Es colaborador de varios medios y revistas. Tigrane Yégavian ha publicado en particular:

- Armenia a la sombra de la montaña sagrada (Névicata,2015), - Minorías de Oriente, los olvidados de la Historia (Le Rocher, 2019)

Enero de 2022
Francia

SHARE ON

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

junio 24th 2021

pero no está pensado por parte de Hovel Chenorhokian

junio 29th 2021

pero no está pensado por parte de Hovel Chenorhokian

junio 29th 2021

pero no está pensado por parte de Hovel Chenorhokian